¡Qué solo se nos quedó Toulouse!

Esperábamos su llegada con ganas… con las ganas de quien va a encontrarse con uno de sus mitos… Los facsímiles de dibujos de Toulouse-Lautrec llegaban al Museo Carmen Thyssen Málaga en una pequeña, pero exquisita, exposición en la maravillosa Sala Noble del Palacio… Y la llegamos a ver y a empezar a contar y a disfrutar, cuando, de pronto, ¡zas! Nos vimos obligados por responsabilidad social a dejar solo a Toulouse… a seguir estudiándolo desde casa para un día de estos volver a contar su obra con la pasión que nos transmite.

Y desde este aislamiento, quizá podamos entender mejor su trabajo, ya que, como contaba mi compañero Fernando Carmona hace unos días, estas escenas fueron realizadas de memoria por el artista durante su estancia en un sanatorio de Neully a causa de sus problemas psiquiátricos como consecuencia del consumo de alcohol y la sífilis. Una estancia que fue aprovechada para realizar esa serie de dibujos que hoy ocupan las paredes del Museo de modo íntimo… Dibujos realizados de memoria sobre uno de sus temas preferidos y, sin duda, fascinantes: el circo. El artista utilizaba sus lápices y acuarelas para recrear esos universos de fascinación que le permitían hacer más llevaderas esas horas de reclusión hospitalaria. ¿Encuentras el símil con nuestra situación actual? ¿Qué tal si lo intentamos? Eligiendo una escena, una situación, un espacio que nos aporte bienestar, ¿por qué no dibujar esa imagen que permanece en nuestro recuerdo? ¿Aceptas el reto? De este modo, tu cerebro está abriendo ventanas creativas que te pueden permitir pensar en soluciones frente a la complejidad del momento que vivimos, ¡palabra de psicóloga! ¿Te animas a compartirlo con nosotros? Tal vez, al final, no estará tan solo Toulouse…

Mariola Aguilar
Historiadora del Arte y Psicóloga.
Responsable de formación y bienestar emocional.
Guía Artística del Museo Carmen Thyssen Málaga.