Arte para mejorar tu salud

Hace algunos años, desde el Reino Unido, nos llegaban noticias de médicos que prescribían libros para los pacientes con problemas anímicos, sustituyendo así el destino de la Farmacia por el de la Biblioteca. Se ponía en valor con esta iniciativa el valor terapéutico de la lectura para mejorar la percepción de bienestar de los pacientes, evitando el abuso de psicofármacos para tratar la depresión y la ansiedad, fundamentalmente.

El pasado mes de enero, en la Generalitat Valenciana, comenzaba recorrido el proyecto Receta Cultura: del Centro de Salud al Museo. Con el objetivo principal de trabajar sobre la prevención, esta propuesta resalta la relación directa la cultura y las artes con el incremento en la calidad de vida de las personas, como se ha planteado desde la Organización Mundial de la Salud. Entre los aspectos claves de estas visitas guiadas destacan la mejoría emocional de pacientes que sufren soledad no deseada (con todas las consecuencias físicas derivadas) o de aquellas personas que tienen problemas derivados de la inactividad. Además, destaca la importancia de despertar la curiosidad y favorecer el aprendizaje, aspectos claves para mantener en forma nuestro sistema nervioso. También en Montreal, meses atrás, los médicos proponían a sus pacientes visitas al Museo, no sólo a quienes padecían trastornos anímicos o físicos, sino también a aquellos que habían pasado por una larga convalecencia hospitalaria o habían sido diagnosticados de cáncer.

Y es que, simplificando lo que ocurre en nuestro cerebro, al mirar una obra artística, nuestra atención deja de estar en las dolencias y en la ansiedad, disminuyéndose los niveles de cortisol (hormona que se incrementa en estados de estrés) e incrementándose la secreción de serotonina (conocida como la “hormona de la felicidad”). Al observar una obra de arte, al intentar adentrarnos en su análisis, sin darnos cuenta estamos entrenando nuestra capacidad de toma de decisiones e incrementamos nuestra creatividad. Además, alimentamos nuestra sensibilidad y empatía al analizar la realidad desde otro punto de vista que nos propone la obra y, por supuesto, mejora la memoria y la concentración al recrear detalles que nos llaman la atención.

Así que, sabiendo los beneficios del arte y la cultura, ¿te animas a acompañarnos en nuestras particulares miradas sobre las obras de arte?

Más información:

Hoy es arte

El País

Mariola Aguilar
Responsable de formación y bienestar emocional